Decoración casera para el día de Halloween

Como cada año cuando se acerca el final del mes de Octubre, alrededor de todo el mundo se celebra la noche de Halloween, una festividad que ha sido importada de los Estados Unidos y que gracias a la diversión que aporta ha sabido calar hondo entre mayores y pequeños, quienes no pierden la oportunidad de disfrazarse de sus monstruos preferidos y decorar sus hogares para la ocasión.

Los escaparates de las principales tiendas de nuestra ciudad se llenan de motivos terroríficos, fantasmas, brujas y telarañas parecen adueñarse de cada local comercial, algo que también podemos trasladar de manera muy sencilla a nuestro hogar para conseguir que toda nuestra familia disfrute de esta festividad de origen pagano que año tras año consigue ganar una mayor cantidad de adeptos.

A continuación os queremos ofrecer una serie de sencillas manualidades que podremos realizar en compañía de los más pequeños de la casa, pasando una tarde inolvidable y muy divertida, y vistiendo cada rincón de nuestro hogar para una fiesta tan terrorífica como Halloween.

Comenzamos con algo muy sencillo, las siluetas, para las cuales tan solo necesitamos unas cuantas cartulinas de colores oscuros (mucho mejor si son completamente negras) y unas tijeras. A través de estos simples materiales podremos convertir cualquier pared de nuestro hogar en una escena tenebrosa, todo depende de nuestra imaginación.

Podemos recortar desde siluetas de brujas, montruos, nubes de tormenta, calaveras o una gran bandada de murciélagos, todo lo que se nos ocurra para convertir cualquier pared desnuda de nuestra casa en un mural dedicado a la noche de Halloween.

Dado que esta fiesta se convierte cada año en algo más internacional, no será de extrañar que durante la tarde halloween aparezcan niños llamando a nuestra puerta en busca de caramelos, por lo que puede ser una buena idea decorar la puerta de entrada a nuestra casa con estas siluetas, compartiendo de esta manera nuestra pasión por esta festividad.

Seguimos con otros de los grandes protagonistas de la noche de Halloween, los fantasmas, los cuales también podemos recrear a nuestro antojo a través de servilletas, hilo, rotulador y papel de periódicos viejos.

halloween servilletas

Tan solo tendremos que preparar pequeñas bolas con el papel de periódico viejo, para colocar encima de estas las servilletas, y anudarlas con el hilo de manera que estas formen el cuerpo y la cabeza del fantasma.

Rematamos esta manualidad a través del rotulador, con el que dibujaremos expresiones terroríficas directamente en la servilleta.

Y por supuesto no podemos olvidarnos de las calabazas, el objeto decorativo de la fiesta de Halloween por excelencia, las cuales podemos tallar con expresiones mosntruosas, e incluso si queremos algo más sencillo, podemos dibujar encima con un rotulador negro.

El resultado lo podemos ubicar tanto en el interior de la casa, como en la entrada, o en las ventanas para que los visitantes puedan verlas desde el exterior.

Continuamos con otra manualidad tan origina como sencilla: pequeños murciélagos voladores, para los cuales tan solo necesitamos la típica huevera de cartón en la que vienen los huevos cuando los compramos en el supermercado.

Cogemos la huevera de cartón, la recortamos en pequeños rectángulos diviendo la huevera en trozos de tres huecos, y lo pintamos con pintura acrílica negra.

Una vez estén secos los podemos colocar boca abajo y observaremos como parecen pequeños murciélagos con la cabeza grande y sus dos respectivas alitas. Para rematar esta manualidad, podemos pegarle los ojos, y un pequeño hilo de lana con el que conseguiremos colgarlo de cualquier parte de la casa.

Una serie de pequeñas ideas que conseguirán que tanto los más pequeños de la casa como los mayores disfruten al máximo de la magia y la fantasía de la festividad de Halloween.

Madrid: bonita decoración de un piso
Artesanía Africana, un básico para la decoración étnica